Vivències

sábado, 13 de junio de 2015

LA CONCIENCIA

Conciencia: Hace referencia a un conocimiento interior del bien y del mal.
Yo, donde quería ir a parar es, a esa expresión tan frecuente que se suele escuchar en boca de mucha gente: "Yo tengo mi conciencia bien tranquila" refiriéndose al comportamiento propio, ante situaciones que, "obligan" a una actitud, acompañada de unos hechos concretos, en una situación determinada, y que ha de ser  realizado (el comportamiento) conforme a  normas establecidas por educación y cultura de la sociedad en la que nos movemos. A mi modo de ver, el lugar o la sociedad donde hemos nacido y crecido conforman nuestra conciencia, nuestro modo de actuar.
Es, ese algo interior, esa vocecita que, nos dice si obramos bien u obramos mal y que, en circunstancias normales nos deja claro el camino a seguir. Lo que he de hacer, o no. 
Pero señores, resulta -no sé en otros tiempos- que hoy por hoy, la frasecita tan traída y llevada sobre tener  la conciencia tranquila, acaba por no tener ningún valor y además nos lleva -vistos ciertos comportamientos- a pensar si tal o cual persona verdaderamente tiene  de "eso", porque claro la conciencia, no es el corazón o el hígado o cualquier otro órgano tangible.
La conciencia es algo que sólo podemos ver reflejada en los actos que realiza la persona, en como reacciona ante las obligaciones  morales, las cuales no las impone el individuo, sino la sociedad y ésta puede ser cambiante de una a otra, como creo haber dicho.

¿Entonces, cómo alguien que, claramente elude responsabilidades que son exclusivamente suyas, puede decir, que tiene la conciencia tranquila? Este tipo de personas me lleva a pensar si no será que no tienen de eso, "conciencia". De otro modo no me lo puedo explicar, y lo digo con tristeza más que con rabia o enojo. 
Tristeza, porque donde uno no actúa con responsabilidad, conciencia o moral, hay alguien que sale perjudicado, dañado, herido, abandonado...Cuando este acto de responsabilidad hacia un hecho concreto, recayera en varias personas, el que una de ellas no actúe conforme al código ético establecido moralmente en su sociedad, y no intente llegar a un acuerdo con el resto de las partes para paliar su falta, supondría un abandono total hacia ese hecho concreto, y el hecho concreto muchas veces se suele llamar, "padre viejo" o "madre vieja" . 
Qué triste...

Montse.


"Mi querido viejo" es una canción del cantautor italoargentino, Piero.


Es un buen tipo mi viejo
que anda solo y esperando,
tiene la tristeza larga,
de tanto venir andando.
Yo lo miro desde lejos,
pero somos tan distintos;
es que creció con el siglo,
con tranvía y vino tinto.

Viejo, mi querido viejo,
ahora ya camina lerdo,
como perdonando al viento.
Yo soy tu sangre, mi viejo;
soy tu silencio y tu tiempo.

Él tiene los ojos buenos
y una figura pesada,
la edad se le vino encima,
sin carnaval ni comparsa.
Yo tengo los años nuevos
y el hombre, los años viejos;
el dolor lo lleva adentro
y tiene historia sin tiempo.

Viejo, mi querido viejo,
ahora ya camina lerdo,
como perdonando al viento.
Yo soy tu sangre, mi viejo;
soy tu silencio y tu tiempo.
Yo soy tu sangre, mi viejo;
yo soy tu silencio y tu tiempo.

http://es.wikipedia.org/wiki/Mi_viejo






Imágenes tomadas de internet, serán retiradas a petición.

4 comentarios:

  1. Esto es un poco complicado, porque la consciencia (ya lo dices tu) no es un órgano como el corazón, que hasta se puede dibujar. Aquí no, ni siquiera sabemos como es. Yo generalmente no me fio demasiado de las personas que se auto-protegen diciendo esta frase. y quedarse tan tranqyuilos. Se auto-convencen.
    Una persona que dice: “tengo la conciencia tranquila”, quiere decir que es una persona que se encuentra libre de angustia, libre de dolor, libre de culpabilidad, libre de vergüenza y libre de la condenación propia. La conciencia tranquila otorga un cimiento para la felicidad, en consecuencia es una condición de gran valor, que aún así, creo que muy pocas personas sobre la tierra la disfrutan. Por qué es así?, simplemente porque la mayor de la veces, los principios sobre los cuales se basa la paz de conciencia, no se han comprendido o no se han seguido apropiadamente.
    Un post muy interesante. Deberian leerlo las personas que alegremente dicen que tienen la consciencia tranquila.
    Una abraçada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Josep. Eso pienso yo también que se encuentran libres de todo. Creo que hay conciencias demasiado exigentes y entonces es bueno acallarlas un poco. Pero lo justo, sobre todo si tu tranquilidad de conciencia, afecta a tus obras y produce dolor en otras personas.
      Gracias, Josep.
      Una abraçada.

      Eliminar
  2. Hola Montse. Has tocado en lo más hondo de mi corazón, precisamente por el tema de la "Buena conciencia " de personas muy muy queridas siento una enorme TRISTEZA, pues el odio, enfado o rencor... no son buenos aliados y yo prefiero pasar de ellos. De lo que no paso es de tanta hipocresía, palabras bonitas, carantoñas y risas baratas. (Con ese padre o madre viejos necesitados ) El cariño y respeto se muestra con los hechos del día a día y no cuando a uno le vaya de paso.
    Continuaría largo y tendido sobre el tema, pero estoy muy sensible, pues lo vivo muy a menudo en mi propia piel. Muchos besos guapísima, eres una persona maravillosa, tan solo hay que leer todo cuanto escribes. Muack.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bárbara, creo que en esta vida nacemos con una misión que cumplir. Unos la miramos de frente y cumplimos lo mejor que podemos. ¿Pero y los otros?... No me cuadra el pensamiento. No, pienso que la misión nos la impone nuestro sentido del deber junto con la ley del amor. La suma de ambas cosas, son lo que crea y modela la "conciencia ".
      Sentido del deber y ley del amor...¿Es tan dificil?
      Un abrazo.
      Cuídate mucho, Bárbara.

      Eliminar