Vivències

miércoles, 27 de mayo de 2015

Joan Margarit (Las casas de la misericordia).


Joan Margarit, nació en Sanaüja, Lleida, en 1938


Uno de los poetas vivos, cuya obra abarca una gran variedad temática.
Premio Nacional de Poesía 2008 con "Casa de Misericordia" (galardón lírico más importante que concede el Ministerio de Cultura de España)

Fachada de la antigua Casa de la Misericordia en Barcelona (wikipedia)


Nos dice Joan Margarit:

Las casas de la misericordia fueron instituciones de gran severidad, rayana a veces en la maldad, pensaba yo, recordando aquellos años de posguerra, los años de mi infancia, cuando eran referentes familiares nuestra vida cotidiana. Y en este punto me venían a la mente las solicitudes de las madres, y la conclusión era clara: la intemperie era mucho más espantosa. Por esto se afanaban en que sus hijos entrasen en aquel lugar, y en este punto la mente daba un salto hacia la poesía, hacía lo poco que quizá servía, un poema para ayudar a soportar el dolor y las carencias. Pero no hay nada más, y si esto es triste, mucho más triste es la intemperie sin los versos. La poesía: Una especie de "Casa de Misericordia"


Casa de la Misericordia de Girona (dormitorio de niñas)

CASA DE MISERICORDIA.

El padre fusilado,
o, como dice el juez, ejecutado.
La madre, ahora, la miseria, el hambre,
la instancia que le escribe alguien a máquina:
Saludo al Vencedor, Segundo Año Triunfal,
Solicito a Vuecencia poder dejar mis hijos
en esta casa de misericordia.
El frío de la mañana está en la instancia.
Hospicios y orfanatos fueron duros,
pero más dura era la intemperie.
La verdadera caridad da miedo.
Igual que la poesía, un poema,
por más bello que sea, será cruel.
No hay nada más. La poesía es hoy
la última casa de misericordia.


A L'HIVERN AVANS DE L'ALBA

Les recordo d'infant: les portes grans,
il·luminades del mercat s'obrien
-com si fossin la mare que no hi era-
la fosca gelada del carrer
on jo anava, poruc, cap a l'escola.
Vénen del carrer foscos de la infancia
totes les pors del vells?
Mare, la porta gran il·luminada
d'un nen que vas deixar massa temps sol.




EL INVIERNO ANTES DEL ALBA.

Las recuerdo de niño, iluminadas:
aquellas grandes puertas, del mercado
-eran, como mi madre, que no estaba-
se abrían a la helada oscuridad
de la calle, por donde, con temor,
yo pasaba camino de la escuela.
Los miedos de los viejos, ¿vienen todos
de las calles oscuras de la infancia?
Madre, la puerta grande iluminada,
un niño, al que, durante aquellos años,
dejaste demasiado tiempo sólo.

http://www.joanmargarit.com/poemes-per-llegir-i-escoltar/


FILL A L'HIVERN

El tren va deturar-se avans de l'alba
a la deserta estació.
Vam caminar sentint l'aire gelat
per uns foscos carrers sense ningú
fins que el primer cafè va obrir els seus llums.
Allí vam esperar que fos de dia
i que ens obrissin la Maternitat.
En una matinada vam ser rics:
encara podem veure dintre nostre
com surt el sol entre carrers estrets
i els bressols entre filera a la penombra.
Avuí aquell infant
és un músic de jazz. Mentre l'escolto
tocant el saxo a un club de Ciutat Vella,
al fons de l'escenari s'il·luminen
els vidres entelats d'un tren nocturn
o d'un cafè de l'alba: la llum tènue
que es manté encesa allí on va començar
tímidamente el nostre amor per ell.

ESTACIÓ DE FRANÇA  http://www.joanmargarit.com/category/seleccio-de-poemes-escrits-i-recitats/estacio-de-franca-ca/





 


AL LECTOR

Teves seràn les dones que he estimat
i que mai no he perdut, malgrat el vent
cruel del anys, i teu serà l'enigma
de l'illa del tresor.
Els teus ulls seran meus per un instant
i, a canvi de deixar-te escoltar als vidres
la pluja que ara escolto, i fer-te còmplice
del meu demà, que tu podràs conèixer,
no permetràs que mori i, algun vespre
em deixaràs ser tu en un altra pluja.


-Joan Margarit, "Al lector", Els primers freds. Barcelona: La Magrana 2004, pag. 135.
http://vivenciesjosep.blogspot.com.es/2013/03/joan-margarit-al-lector.html


AL LECTOR 
(Traducción al castellano Antonio Jiménez Millán)

Tuyas serán las mujeres que he amado
y que nunca he perdido, pese al viento
cruel de los años, y tuyo el enigma
de la isla del tesoro.
Tus ojos serán míos un instante
y a cambio de dejarte oír en los cristales,
la lluvia que ahora escucho, y hacerte cómplice
de mi futuro, que tu podrás conocer,
impedirás que muera y, una tarde
me dejarás ser tú en otra lluvia.

/http://www.uma.es/departamento-de-filologia-espanola-i-y-romanica/info/71632/jimenez-millan/






Fotos de internet, serán retiradas a petición. Los poemas están tomados de las direcciones publicadas en el post. 

sábado, 23 de mayo de 2015

COSAS QUE ME PASAN POR LA MENTE



Muchas veces me paro a pensar: ¿Qué es la nostalgia?
¿Es tristeza? ¿Son recuerdos de tiempos pasados?
¿Son deseos incumplidos? ¿Es una  forma de ser?
¿Es una manera de vivir? ¿Es mirar el horizonte y querer llegar hasta él?


¿Es vagar por "la nada" o por "el todo"? ¿Es querer besar la luna?
¿Es no saber si reír o llorar? ¿Es una lágrima indiscreta que nos resbala por la cara?
¿Es mirar un cielo estrellado?
¿Son esas luces que brillan en la noche, allá a lo lejos, de casitas minúsculas, o gigantescos edificios?


¿Es la consciencia de nuestra finitud?
¿Es ese algo, que dulcemente nos toma sin permiso y nos hace soñar despiertos?
¿Podría ser aquello que no alcanzamos a ver, que intuímos que está, pero no sabemos dónde?
¿Es un amanecer observado a través de una ventana?


¿Es una mirada que va errante, perdida por nuestra mente?
¿Son unos ojos que miran sin ver?
¿Es sentir el dolor de cada cuerpo en tu cuerpo y de cada alma en tu alma?
¿Es querer volar como un ave y emigrar a paraísos más cálidos?


¿Es llorar sin lágrimas o reír sin risa?
¿Es amor descuartizado y guardado en un congelador?
¿Es oír cómo cae la lluvia?
¿Es decir adiós generosamente a los que amas, porque llegó la hora de marchar?


¿Es hambre no satisfecha, aunque no, de pan?
¿Es gritar al viento? ¿Es querer traer al presente, el pasado?
¿Es escuchar el sonido del mar en una caracola?

Sigo haciéndome preguntas. No sé definirla...
¿Sabes tú...?

Montse.

DIANGO, versionó muy bien un tipo de "Nostalgias". El tango argentino.
La letra fue escrita por "Enrique Cadícamo" y la música es de "Juan Carlos Cobián" (información de la web).





Todas las fotos son tomadas de internet, serán retiradas a petición.

miércoles, 20 de mayo de 2015

MARIO BENEDETTI - La gente que me gusta




Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace. La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad. Me gusta la gente con capacidad para asumir las consecuencias de sus propias acciones, la gente que arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien se permite huir de los consejos sensatos dejando las soluciones en manos de nuestro padre Dios.

Me gusta la gente que es justa con su gente y consigo misma; la gente que agradece el nuevo día, las cosas buenas que existen en su vida, que vive cada hora con buen ánimo, dando lo mejor de sí, agradecido de estar vivo, de poder regalar sonrisas, de ofrecer sus manos y ayudar generosamente sin esperar nada a cambio.



Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, pero sin lastimarme ni herirme.
La gente que tiene tacto.

Me gusta la gente que posee sentido de la justicia. A estos los llamo, mis amigos.

Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría y la predica. La gente que mediante bromas, nos enseña a concebir la vida con humor.

La gente que nunca deja de ser aniñada.

Me gusta la gente que con su energía, contagia.

Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera.



Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.

Me gusta la gente con criterio, la que no se avergüenza en reconocer que se equivocó, o que no sabe algo. La gente que, al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente en no volver a cometerlos.

La gente que lucha contra adversidades.

Me gusta la gente que busca soluciones.

Me gusta la gente que piensa y medita internamente. La gente que valora a sus semejantes, no por un estereotipo social, ni cómo lucen. La gente que no juzga ni deja que otros juzguen.

Me gusta la gente que tiene personalidad.

Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano, es intentar sacarse de la cabeza, aquello que no sale del corazón.




La sensibilidad, el coraje, la solidaridad, 
la bondad, el respeto, la tranquilidad, 
los valores, la alegría, la humildad, la fe,
la felicidad, el tacto, la confianza, la esperanza,
el agradecimiento, la sabiduría, los sueños, 
el arrepentimiento y el amor por los demás y propio son cosas fundamentales para llamarse, "Gente."

Mario Benedetti


Imagen tomada de internet, Será retirada a petición.



sábado, 16 de mayo de 2015

LA VIDA SECRETA DE LAS PALABRAS


Película de Isabel Coixet.
Impresionante denuncia contra la tortura humana, tanto, que deja sin palabras.

Quiero que conozcáis a Hannah. Ella, puede representar, quizás, el símbolo de todas las víctimas que tienen la suerte de sobrevivir, a las atrocidades cometidas en los conflictos bélicos como el de la ex Yugoslavia (por su proximidad cultural y territorial).
Hannah, es tan real que podría parecer un compendio de miles de víctimas. Sin embargo, el optimismo es el alma de la película. Pinceladas que van flotando entre la humedad que envuelve a los habitantes de la plataforma. Es este sufrimiento optimista, el que conduce a su salvación. Una salvación necesaria, también, para exaltar el trabajo contra la brutalidad humana que realizan algunas organizaciones como, "El Consejo Internacional de Rehabilitación para las Víctimas de la Tortura" (IRCT).



SINOPSIS

En un lugar aislado en medio el mar....
En una plataforma petrolífera, donde sólo trabajan hombres, ha ocurrido un accidente.
Una mujer solitaria y enigmática (Sarah Polley) que intenta olvidar su pasado, va a la plataforma para cuidar de un hombre (Tim Robbins), que ha quedado temporalmente ciego a causa del accidente. Entre ellos, va creciendo una extraña intimidad, un vínculo lleno de secretos, verdades, mentiras, humor y dolor, del que ninguno de los dos va a salir indemne, y cambiará sus vidas para siempre.
Es ésta, una película sobre el peso del pasado. Sobre el silencio repentino que se produce antes de las tormentas. Sobre veinticinco millones de olas, un cocinero español, (Javier Cámara), y una oca. Por encima de todo esto, es, una película sobre el poder del amor incluso en las más terribles circunstancias.
Veo el mar y no oigo las olas, sólo una voz infantil que dice: "En el fondo hay tan pocas cosas; millones y millones de litros de agua, rocas y gas, afecto, sangre, cien minutos, mil años, cenizas, luz, ahora, ahora mismo, hace un rato.
¿Os lo he dicho antes, verdad? Hay muy pocas cosas; silencio y palabras...


Mi nombre es Hannah. Soy enfermera. Extraña, solitaria, absorta en mis pensamientos, obsesiva por la higiene, misteriosa y con ataques de ansiedad. Soy sorda, escucho lo que quiero. Me ausento de lo que ocurre. No quiero oír. Desconecto el aparato de mi oído.
Nunca he hecho vacaciones en mi trabajo, no las necesito. No tengo vida propia ¿por qué he de descansar? Ni siquiera me he puesto enferma nunca, mi enfermedad no es del cuerpo.
Un día, en la fábrica en la que trabajo me obligan a coger vacaciones. Me voy a un pueblo de la costa. Aislada...ausente de lo que pasa.
Casualmente, en una cafetería oigo una conversación mantenida al teléfono. Alguien, necesita los cuidados de una enfermera, en alta mar, por un breve espacio de tiempo. Me ofrezco para cuidar de un hombre que ha sufrido un terrible accidente en una plataforma petrolífera.
Sigo oyendo la voz infantil:   ¿A quién le puede interesar? Sólo son las vacaciones de Hannah, esto es matar el tiempo antes que el tiempo te mate a ti. "Nunca veo dos olas iguales".
Voy a cuidar a Josef. Tiene quemaduras en la cara y en el cuerpo, diversas fracturas y una ceguera pasajera como consecuencia del accidente.
Resultado de imagen de imagenes de la vida secreta de las palabras
Jamás pensé que mi soledad y los enormes traumas de mi pasado, los confiaría a una persona extraña. ¿Quién iba a pensar que después de tanto tiempo, yo sonreiría ante un hombre, cuya burla parece malintencionada y al que le duele la vida?
Le miento para protegerme, porque no creo en nada. Vivo pensando que la vida, no es justa. Nada más.
En la plataforma se siente la soledad, más que en cualquier otro lugar. Se vive. Somos pocos los que vivimos allí. Hablo poco. Me gusta que no me molesten. Que me dejen en paz.
A pesar de esto, me gusta observarlos a todos, también a la oca que forma parte de este minúsculo mundo.
Me gusta balancearme al compás de las olas, mirando el mar. Su música me envuelve y se pierde con nostalgia junto al susurro del viento...
Estoy con Josef, le hago las curas intensivas que necesita. Poco a poco, en la íntima convivencia, se unen ambas soledades, nuestros viejos recuerdos; mis miedos y mis deseos; sus miedos y nuestra dura realidad.
Josef, suele ironizar para maquillar su trágico estado, me dice: Hannah, esta noche he soñado contigo. No te preocupes, no era un sueño erótico. Yo, sonrío y respondo con la misma ironía: Qué lástima"...
Otro día, Josef me confía,
 que a pesar de estar trabajando en la plataforma, no sabe nadar. Esto nos hace reír a los dos...El vínculo se va haciendo más fuerte.
Finalmente, me atrevo a confiarle quién soy en realidad, Dejo que toque mi cara, me despojo de mi blusa y guío su mano por las cicatrices que adornan mi pecho. Gruesas lágrimas recorren nuestros rostros. Josef, se enamora de mí y de mi trágico pasado.
Llega el momento en que Josef debe ser trasladado a un hospital. Esto significará que el peligro ha pasado y yo seguiré mi camino.
Una vez dado de alta en el hospital, Josef me busca. 
Por fin me encuentra y me dice: Hannah ¿vendrás conmigo?, ¿me tomarás de la mano y me ayudarás a cuidar de los dos?
Sigo mi camino, no quiero ligarme a ningún hombre...a ninguno...El tiempo decidirá, el tiempo dirá, qué hay que hacer.
Josef, insiste: ¿Vendrías conmigo Hannah, algún día...hoy...ahora...ahora mismo?
Segura de mi respuesta digo: Me da miedo pensar que vayamos a algún sitio juntos, porque, hoy no...quizás mañana tampoco, pero puede que un día empiece a llorar y llorar...y llore tanto que mis lágrimas te arrastren conmigo y nos ahoguemos los dos...
Josef me dice: "Aprenderé a nadar Hannah...Aprenderé a nadar, te lo prometo..."





Imágenes tomadas de internet. Serán retiradas a petición.

martes, 12 de mayo de 2015

LA MIRADA


La tarde sabe a recuerdo...
Lo último que olvidas de un encuentro o de una conversación mantenida, es, justamente la mirada.
Con el tiempo, a veces, se borran las facciones de las personas que un día, conociste.

Nunca se borrará aquella mirada compartida.
Queriendo o sin querer, vemos:
La mirada que ríe y la que llora.
La que estimula y la que paraliza.
La que dice...vales mucho. La que dice...no vales nada.

La que abre y besa tus labios, o la que los sella.
La que te sube al cielo o te baja al infierno.
¿Quién no ha leído en otros ojos?
Muchas veces las palabras contradicen la mirada.
Otras veces la complementan.
Pero nunca...nunca, miente una mirada.

Aunque quiera.


Montse



Las miradas compartidas, son nudos de seguridad,
 en la cuerda que sostiene la historia de nuestra vida.

La mirada, es el testimonio que nos permite regresar a un tiempo que ya no existe, mantenerse en el pesente y guardarla para un futuro.

El tiempo, está acostumbrado a cambiar de domicilio y a desaparecer para siempre,
si no le arrebatamos algún objeto personal.


J.E.



martes, 5 de mayo de 2015

Negra Sombra



La mujer, se encontraba a aquellas horas tardías de la noche, tumbada en un pequeño sofá de dos plazas, algo incómoda por las pequeñas dimensiones del mismo. Tenía el   cabello revuelto,  los   auriculares   puestos  y  escuchaba  un magnífico tema   musical interpretado por "Luz Casal" con letra de un poema de "Rosalía de Castro". No era la primera vez que lo escuchaba, pero en aquel instante, era nuevo, novedoso, inédito para ella.


El poema era "Negra Sombra". La voz cantaba:

"En todo estás tú y tú eres todo,
para mí y en mí misma moras,
no me abandonarás nunca,
sombra que siempre me asombras".


A través de los auriculares, el sonido se adueñaba de la mente de la mujer. Su mirada se hallaba perdida en un punto fijo inexistente, en la pared cercana, en la que había unas fotografías, de dos de sus hijas, inmortalizando un momento de su infancia. No veía las imágenes de las niñas, contorsionadas, con posturas propias de la gimnasia rítmica. Podría decirse que su mente estaba en blanco, flotando blandamente entre los acordes de la melodía. Se abandonaba a  la música y a la dulce voz, dejándola hacer y deshacer a su antojo, dentro de ella. Hubiera deseado eternizar el momento, quedarse allí, en aquella postura, aparentemente incómoda, con los pies fuera del pequeño sofá, para siempre. La cálida y dulce voz la acariciaban. Los bellos acordes, la envolvían, en un abrazo infinito...

MONTSE.


Rosalía de Castro, la más grande poetisa en lengua gallega (1837-1885). Este poema está extraído de su libro "Follas Novas"

Rosalía de Castro
Cuando pienso que te fuiste,
negra sombra que me asombras,
al pie de mi cabecera,
tornas haciéndome mofa.


Si imagino que te has ido,
en el mismo sol te asomas,
y eres la estrella que brilla,
y eres el viento que sopla.


Si cantan, tú eres quien canta;
si lloran, tú eres quien llora;
y eres murmullo del río
y eres la noche y la aurora.


En todo estás y eres todo
para mí, en mí misma moras,
ni me abandonarás nunca,
sombra que siempre me asombra.



(Poema y fotos tomadas de internet, serán retiradas a petición)

sábado, 2 de mayo de 2015

Dios, no podía estar en todas partes.

Hoy me topé con una de esas "frases del día" que corren por internet... que decía:

"Dios no podía estar en todas partes a la vez y por eso creó a la mujer".

La frasecita se las trae. ¡¡Vamos que decimos esto y nos quedamos tan contentos!! Pues mire usted, sea quien sea aquel al que se le encendió la bombillita y difundió este despropósito:


¿Pero cómo vamos a pensar, que Dios ya pensaba que nosotros íbamos a transformar el mundo, en lo que es, hoy día? Y no es que yo diga que Dios no es sabio, está en todas partes y es todopoderoso. ¡¡No!! Ni pensarlo, una, no se atrevería jamás a decir otro despropósito del calibre del que nos ocupa en este post. Ni mucho menos. Pero digo yo: El pobre Dios, hizo lo que buenamente pensó que era lo mejor. Y estoy segura que en Él no hubo nunca la intencionalidad de convertirnos a las mujeres en robots que corren todo el día para llegar a donde no llegan... otros que, también deberían llegar!! Y vuelvo yo a decir -¿no hay nadie más, no? pues continúo -que el buen Dios nos creó en una tierra maravillosa, el Edén, y eso era para disfrutar los dos y hacer los dos lo que... fuera surgiendo....vamos...comerse la manzana y esas cosas. Además...
Lo primero, disfrutar todo el día, libres de todos estos trapos que nos esclavizan, de todos estos maquillajes, que también, de estos pelos que siempre andamos a la guerra con ellos como si fueran nuestros enemigos, nos los achicharramos a tintes, permanentes y demás. 
Claro que esto no es culpa ni de Dios ni de nuestro compañero, el hombre. Esto... seamos honradas y legales, de esto, no podemos culparlos a ninguno de los dos. Esto es muy nuestro amigas mías. Pero...hasta aquí!! De lo demás síii, de todo lo demás, ellos son los culpables, o no...o somos nosotras, también...Pues va a ser que...creo que, también, nosotras somos las culpables de todooooo!!! Con lo sabias, que somos ¿Cómo hemos podido dejar que unos seres inferiores jijiji... nos manejen y dominen como lo han hecho?
 ¿Dios? ¡¡No!! Dios, no tiene nada que ver en esto. Somos nosotras y ellos, ambos somos los responsables de que a alguien se le haya ocurrido pensar que todo está muy bien, que las mujeres fueron creadas para estar en todas partes. Pues yo no quiero, ea!! Yo lo que quiero es hacer una sóla cosa a la vez ...UNA. Y si estoy en el cine, estar en el cine, no estar en el cine, en casa , en la cena , en los niños, en la ropa, en el abuelo, en que se acabó la leche en...en....no sé, Seguro que aún estamos en más sitios, mientras vemos la peli!!

Dios!! Diles a estos hombres que tú no pensaste en nosotras a la hora de estar en todas partes, que eso es de tu absoluta competencia. Por favor Dios, hazles llegar pronto el mensaje de que están muy confundidos, que nosotras no podemos más!!!

Montse.


Este post, sólo pretende ser entretenido. Espero que se lea en el tono simpático con el que está pensado. Gracias.

(Imágenes tomadas de internet, erán retiradas a petición)

viernes, 1 de mayo de 2015

Los regalos nunca callan...



LA BOMBONERA

La vitrina del salón de casa, está presidida por una preciosa bombonera. Sencilla a primera vista. Es de cristal transparente y liso, con la forma semejante a una bombonera cualquiera. Finísimas hendiduras decoran la pieza, rodeándola. En la parte superior, estas hendiduras se van acercando más y más hasta acoplarse justo en el centro, culminando en una especie de asidero.
Cuando la observas con detalle, te vas dando cuenta que no es como las demás. Su porte es elegante, digno, incluso soberbio. Poner algo en ella, siento que sería como profanarla. Está creada para ser admirada en su desnudez. Las cosas verdaderamente bellas pocas veces son útiles, su utilidad reside, en el placer que percibe la persona que las observa.
Esta bombonera, fue el regalo de un amigo en honor del estreno del mueble donde hoy y desde aquel día, se exhibe.
Con el tiempo, he podido conocer a las personas por los regalos que hacen. Una persona sensible y delicada jamás hará un regalo grotesco o antiestético. No es necesario que sea costoso, cualquier regalo por sencillo que sea puede ser bello.
La persona que me la regaló, era así, como la bombonera; elegante digna y soberbia. Su soberbia era amable, -si algo soberbio lo puede ser- en su caso lo era. Era digna porque su vida estaba llena de ese algo que da prestancia. Era elegante porque sus modales, su mirada, sus gestos, hasta su voz y su forma de hablar, delataban esa elegancia innata de la que nunca hizo gala. Hablaba con autoridad, la autoridad que da la sabiduría y la experiencia.
Con el tiempo nuestras vidas tomaron caminos diferentes, y nos perdimos la pista. Pero los regalos permanecen y nos hablan para siempre, de aquellas personas que durante una etapa de la vida caminaron a nuestro lado...

Los regalos nunca callan...

Montse.